You cannot copy content of this page

Atlas de radiología: Traumatismos en el perro y el gato – Joe P. Morgan

El traumatismo se define como una fuerza física aplicada repentinamente que da lugar a alteraciones anatómicas y fisiológicas. La lesión depende de la cantidad de fuerza aplicada, de los medios por los cuales se ha aplicado, y de los órganos anatómicos afecta­dos (Tabla 1.1). El episodio puede ser localizado o generalizado, y afectar a un solo órgano o a varios. El traumatismo puede dar lugar una lesión aparentemente muy pequeña, una parálisis, o un shock grave, y el paciente puede llegar a la consulta inmediata­mente tras el traumatismo o bien tras cierto tiempo debido a la ausencia del animal o a las dudas de los propietarios.

La mayoría de casos de traumatismos en la consulta veterinaria se deben a accidentes en los que el paciente ha resultado golpeado por un objeto en movimiento, como un coche, un autobús, un ca­mión o una bicicleta. El tipo de lesión depende de si el paciente ha sido arrojado, ha resultado aplastado por una parte del vehículo que le haya pasado por encima, o si ha sido arrastrado por el mis­mo. Otros tipos de traumatismo derivan de caídas del paciente, en cuyo caso la lesión depende de la altura desde la que haya caído y del tipo de suelo. Los perros que saltan desde la parte trasera de un vehículo en movimiento sufren una caída de poca distancia, pero el traumatismo derivado de dicho golpe contra la carretera a gran velocidad da lugar a lesiones graves tanto en los huesos como en los tejidos blandos. Otros posibles traumatismos tienen lugar cuando el paciente es alcanzado por un objeto que cae, o ha recibido golpes o patadas. Asimismo, las heridas por mordedura son otro tipo de traumatismo que constituye una causa frecuente de lesión tanto en parientes pequeños como en grandes, y que puede complicarse con una infección secundaria. En cuanto a las lesiones penetrantes, constituyen un tipo independiente de lesión y pueden deberse a muchas clases de proyectiles. Así, los disparos constituyen una causa habitual de lesión en ciertos lugares (Capí­tulo 6). Por otra parte, los maltratos dan lugar a unos traumatis­mos específicos y deben sospecharse en ciertos tipos de lesiones (Capítulo 7). Por último, la intoxicación da lugar a un tipo de casos de urgencia especial (Capítulo 8).

Las intoxicaciones pueden dar lugar a una diátesis hemorrágica generalizada. Además, en el texto también se inducen las evaluaciones de parientes que presentan lesiones debidas a la explora­ción o al tratamiento (Capítulos 2.2.12 y 3.2.8); pueden haber sufrido una lesión como consecuencia de una mala utilización de los catéteres o de una inserción incorrecta de sondas esofágicas o traqueobronquiales. Un paciente que requiera anestesia o se ha­lle en lase postoperatoria puede ser susceptible de sufrir un trau­matismo inesperado. Otro grupo sufrió lesiones tras la ingesta o inhalación de cuerpos extraños (Capítulos 2.2.1 3, 2.2.1 5, 3.2.1 y 3.2.2).

Contenido:

Capítulo 1. Introducción
Capítulo 2. Radiología del traumatismo torácico
Capítulo 3. Radiología del traumatismo abdominal
Capítulo 4. Radiología de los traumatismos musculoesqueléticos y casos de urgencia
Capítulo 5. Características radiográficas de las lesiones en tejidos blandos
Capítulo 6. Características radiográficas de las lesiones por disparo
Capítulo 7. Características radiográficas en casos de maltrato
Capítulo 8. Intoxicación

Formato:  pdf Comprimido:  rar Peso:  15.33 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario