Manual de producción y manejo de aves de patio – Cristóbal Villanueva

En América Central, existe una población de aves de patio de 535 millones; en su mayoría, gallinas y pollos ubicados en el área rural (FAO 2006).

Según la línea base del Programa Agroambiental Mesoamericano del CATIE (2013), en las regiones de Trifinio1 y Nicacentral2, más del 80% de las familias rurales manejan aves de patio.

Las aves de patio contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional, y diversifican los ingresos de las familias que las manejan. Los ingresos adicionales son usados para abastecerse de productos que no se producen en la finca (por ejemplo, sal y aceite) y como ahorro para usarse en casos de emergencia.

En los últimos años, el mercado para los productos producidos bajo el sistema de pastoreo (huevos y carne) ha ido creciendo, gracias al aumento en el consumo de alimentos considerados como ‘saludables’, ya que la mayoría se produce de manera natural3. No obstante, se reconoce que hacen falta buenas prácticas de manejo (desde la finca o el patio hasta el consumidor) para ofrecer productos sanos e inocuos.

Las aves de patio tienen mayor capacidad de resiliencia que otras especies mayores (por ejemplo, bovinos). Pueden buscar su propio alimento en el patio o huerto casero (en el caso de las aves de pastoreo) o recibirlo de quienes las manejan cuando están confinadas de forma parcial o total.

En momentos críticos, cuando no hay producción vegetal, pueden constituir la única fuente de proteína para la alimentación de la familia. Por ejemplo, un estudio realizado en una provincia de Zambia, afectada en años recientes por la sequía y la theileríosis bovina, puso en evidencia que las familias que practicaban la avicultura sobrevivieron y se recuperaron mejor en los años subsiguientes a la sequía y a la enfermedad que las familias que no lo hacían (Alders 2005).

Formato:  pdf Comprimido:  No Peso:  2.43 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario