You cannot copy content of this page

El Fin de Mi Vida – Graham Joyce

Si pudiera contarte esto de una sola sentada podrías llegar a creértelotodo, incluso la parte más extraña. Si pudiera rebobinar todo esterelato en un solo carrete o pelarlo como una manzana en una solamonda continua, tal y como hacía Mammy con su pequeño cuchilloreluciente por el jugo, podrías tragarte el anzuelo sin objeciones.Pero Mammy siempre decía que hemos perdido el arte deescuchar. Decía que vivimos en una época en la que todo el mundoparlotea y nadie atiende, y que no es buena cosa vivir en una épocaasí.

Cuando llegues a conocer la naturaleza de la narradora de estahistoria tendrás buenas razones para dudar. Puede que sospechesque no estoy en mis cabales y condenes mi posición. Podrías dejar decreer. Es posible que estuviera loca en el pasado. Por un breve tiempo.Quizá eso sí sea cierto. Y esto, en una época en la que ya no tenemospaciencia para escuchar, puede provocar que te cierres en banda,que me consideres un caso perdido, que te marches. Después detodo, una jovencita no tiene muchas cosas interesantes que ofrecer. Yuna jovencita de temperamento inestable, mucho menos.

Formato:  pdf Comprimido:  Sí Peso:  859 KB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario