Me llamo Vladimir Sloifoiski – Gerald Arthur Alper

¡Despierta! ¿Quieres? Son las diez y cuarto. Deberías haberte levantado hace dos horas. La mesurada voz rompió el velado silencio de la habitación, luego esperó una respuesta que nunca llegó. El reloj despertador Westinghouse color azul cielo ubicado sobre la mesita con tapa de mármol sonó durante treinta segundos. Pero no hubo signo de respuesta en el durmiente.

Entonces, la voz, incapaz de contenerse, retornó explosiva: Eres un ser despreciable. Un vegetal. No tienes disciplina ni amor propio. Y además eres peor que un maricón. Al escuchar este inesperado insulto, el durmiente, como era de esperar, se despertó de golpe con los puños crispados. Era un hombre corpulento, de unos treinta años. Sus oscuros ojos legañosos y enmarcados por ojeras todavía parpadeaban. Los abrió violentamente para enfrentar la mirada de su atormentador. Pero no la encontró. No pudo enfrentarse con ella, ya que éste no tenía ojos. Durante varios minutos el hombre registró la habitación en vano.

No halló indicios de que alguien aparte de él hubiera estado allí. No parecía haber solución. Los dedos de la mano derecha se entremetieron nerviosos en su pelo. Reflexionó. Pero en ese momento su torturador reapareció gritando una y otra vez: ¡Despierta! Resultó ser el pequeño fanfarrón azul cielo apoyado sobre la tapa de mármol de la mesita. Enfurecido, el hombre aplastó el despertador contra el suelo.

Formato:  pdf Comprimido:  Sí Peso:  0.54 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario