You cannot copy content of this page

Las vírgenes suicidas – Jeffrey Eugenides

La mañana en que a la última hija de los Lisbon le tocó el turno de suicidarse esta vez fue Mary y con somníferos, como Therese, los dos sanitarios llegaron a su casa sabiendo exactamente dónde estaba el cajón de los cuchillos y el horno de gas y dónde la viga del sótano en la que podía atarse una cuerda. A nosotros nos pareció que, como siempre, salían demasiado lentamente de la ambulancia, mientras el gordo decía en voz baja: Que no es la tele, tíos, aquí no hay que correr. Cargado con el pesado respirador y la unidad cardiaca, pasó entre los arbustos, que habían crecido monstruosamente, y cruzó el descuidado césped que trece meses atrás, cuando empezó todo, estaba pulcro e inmaculado.

Formato:  pdf Comprimido:  Sí Peso:  0.81 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario