Las lonas verdes – Jose Manuel Avellaneda

Esta novela se organiza en torno a la historia de una villa de emergencia, desde que se levanta el primer rancho hasta que el poblado se incorpora a la civilización.La pobreza, azote de nuestro tiempo, sobre el que declaman los políticos, y por la que clama, reclama y advierte la Iglesia, desde su máximo Pastor hasta el último curita de parroquia, se presenta en su más viva carnadura y con un fresco sabor de verdad en esta novela de José Manuel Avellaneda. No le ha interesado al autor elaborar un testimonio: lo acuciaron algunos personajes y algunas circunstancias. Él oyó sus verdades, les dio una voz y les buscó un espacio. Así nació Las Lonas Verdes. Entre toda esa escoria humana que escarba en los basurales aledaños al río en busca de su cotidiano sustento -cada uno con su drama y sus miserias personales, con sus deudas con la justicia, con la sociedad y con Dios; cada uno con su soledad material y existencial- se destaca la figura de Bernardo, una especie de héroe trágico que no sólo sufre la miseria, la ruina, el hundimiento sino que sabe el porqué. Y no solamente lo sabe sino que su alma cae en el más elocuente desgarramiento.

Sacudido muchas veces por humanas flaquezas, coordina la acción y termina encontrando una salida dentro de ese callejón en el que todos están arrinconados por la miseria y sus colaterales: marginalidad, hacinamiento, desocupación, soledad y desamparo. Los pobres están solos sobre la tierra, Bernardo lo sabe y pretende, no enjugar esa soledad sino darles instrumentos para superarla. Por eso se convierte en uno de ellos, a pesar de los riesgos que debe correr. Con el permiso de su párroco, prescinde de la sotana y entra a vivir en la villa de emergencia, acepta sus reglas de juego y juega sus roles. Un pequeño club de fútbol ha de ser el primer pretexto para que cada desheredado encuentre su lugar en el espacio, su humana justificación y su autoestima.

Formato:  pdf Comprimido:  Sí Peso:  0.45 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario