La sociología de Saint-Simón – Pierre Ansart

Durante el siglo XIX, la obra de Saint-Simon fue considerada sobre todo como una obra política, como un instrumento intelectual comprometido en los conflictos sociales.

Después de la muerte de Saint-Simon, acaecida en 1825, sus discípulos, convencidos de que habían recibido unas enseñanzas capaces de resolver los problemas de su época, se agruparon para fundar una escuela y, poco después, una religión con el propósito de difundir el mensaje político de su maestro. El éxito de su predicación en París y en Lyon, extendido rápidamente a toda Europa, confirmó esta convicción: en pocos meses, el pensamiento de Saint-Simon, que antes de 1825 sólo había tenido un eco limitado, invadió los medios liberales de Francia y de Alemania, y despertó en los medios obreros un interés apasionado. Algunos años más tarde, Karl Marx afirmaría en El capital que Saint-Simon había sido durante sus últimos años “el portavoz de las clases trabajadoras”. Por justificada que estuviera, esta interpretación no dejaba de ser muy limitada: destacaba únicamente las conclusiones prácticas de una obra considerable, sin detenerse en las investigaciones teóricas que constituían su fundamento. Era fácil, entonces, incluir a Saint-Simon entre los “reformadores” y confundirlo con los numerosos escritores que, en estos inicios del siglo XIX, proponían planes de reforma o fórmulas que habían de permitir la creación de la sociedad ideal. Desde este punto de vista, Saint-Simon no se distinguía de Charles Fourier o de Etienne Cabet, que imaginaban la construcción de una ciudad radiante y que proclamaban su desprecio por las fastidiosas investigaciones históricas. Así, el Manifiesto del Partido Comunista reúne, bajo el calificativo de utopistas, a Fourier, a Owen y a Saint-Simon como si no existiera diferencia alguna entre el sueño de Fourier, la práctica de Owen y los trabajos históricos y sociológicos de Saint-Simon.

Formato:  pdf Comprimido:  Sí Peso:  0.13 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario