La otra bestia – Concepción Alos

Es extraña. Resulta imprevisible. Nadie sabe cómo puede imponerse, mandarme. Anoche me hizo vestir de negro, toda de negro: el traje largo, topacios en las orejas, dedos, escote. Maquillaje pastel, tonos rosa, imitando la naturaleza, como si me dirigiera a la cita de un amante nuevo y calibrador. El rostro me quedaba intenso, la mirada brillante.

Fiebre y misterio que dicen las novelas baratas. Así, perfumada hasta casi agotar el frasco de «Je reviens – Worth», y no sé si podré adquirir otro. Así, furiosa, mordiendo: «pero para qué tanto disfraz, para qué, si lo que querría es meterme un saco por la cabeza, una soga, tirarme al río», me hizo tomar un taxi. La dirección estaba en el papel arrugado del anónimo: «¿Ya sabe dónde va su idolatrado gigolotto? ¿Por qué no acude un día cualquiera…?» Y la dirección. La voz se me disparó en un gallo cuando se la repetí al taxista.

Y las calles pasaban, iban huyendo, quedaban atrás.

Relámpagos de puertas y ventanas, escaparates, y las gemas prohibitivas, autoritarias, de los semáforos: «Pare», «Pase»… Sentada sobre el cuero del vehículo. El trepidar, las vueltas, con aquellas rabiosas ganas de llorar. Doblarme, aguantando el estómago, derretirme en llanto de una vez, sin el más remoto deseo de encontrarlo in fraganti, deseando con toda mi alma seguir creyendo en él, igual que cuando me cobijaba dentro de su abrigo: «Bichito, es asombroso lo que te quiero. Eres como mil animalitos todos juntos.

Como una selva de latidos para mí solo.» Y ella, la Bestia: «¿Llorar? Ni se te ocurra. Nada de repetir los aburridos cuentos de la lágrima. Nadie ama lo miserable.» Y yo pensando argumentos idiotas para rebatir sus palabras. Santa Rosa de Lima y santa Isabel de Hungría, curando sarnosos. Historias que nos contaban las monjas, vidas heroicas inmoladas a lo despreciable. Pero ella que no, soltando el sobadísimo rollo de las valkirias, de las amazonas, la doncella de Orleáns…

Formato:  pdf Comprimido:  Sí Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario