El pensamiento de marcuse – Francisco Avila

Marcuse era un desconocido para los franceses hasta que se produjeron los hechos de mayo de 1968. Sólo unos pocos conocían de este filósofo de origen germano que había nacido en Berlín en 1898, que era representante del freudo-marxismo alemán de la década del treinta, cuya condición de marxista y judío lo obligó, ante la llegada del nazismo a refugiarse en Europa y luego definitivamente en Estados Unidos, a partir de 1934. Trabajó en varias universidades pero se estableció definitivamente en la Universidad de San Diego, California. Una vez que estallaron los hechos de mayo, sobre las barricadas y sobre los muros de la Sorbona, señorearon como dueñas de la Revolución, las tres M: Marx, Mao, Marcuse. Marcuse se elevó por encima de los dos gigantes del marxismo. Sus libros comenzaron a tener abundante demanda y éxito. Una vez terminados los incendios a mediados de mayo, apareció El hombre unidimensional. Luego aparecieron, El fin de la utopía, Razón y revolución; luego, en marzo de 1969, Hacia la liberación; en mayo de dicho año, Filosofía y revolución. A principios de mayo de 1968, se organizaron jornadas marcusianas, y luego de los acontecimientos se formaron círculos de estudios, asambleas generales críticas, grupos de investigación, en los que las obras de Marcuse fueron estudiadas y difundidas con mucho entusiasmo. Algunos grupos de analistas, le endosaron a Marcuse la paternidad ideológica de los acontecimientos de mayo, cuestión que lo sorprendió. Sin embargo, no puede negarse que muchas de las consignas utilizadas como, la crítica de la sociedad de consumo, la represión, la rebelión sexual, la imaginación al poder, constituían planteamientos que Marcuse había hecho.

Formato:  pdf Comprimido:  Sí Peso:  0.19 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario