El optimismo – Francesco Alberoni

El optimismo y el pesimismo parecen a simple vista dos cualidades equivalentes, con ventajas y desventajas de signo opuesto.

El optimista es más rápido para la acción, es más activo. Pero subestima las dificultades y corre el riesgo de aventurarse en forma desprevenida en sendas peligrosas. El pesimista, por el contrario, es excesivamente prudente y termina por perder muchas buenas oportunidades. En fin, lo ideal parece ser una sagaz mezcla entre ambos. En realidad, optimismo y pesimismo no son sólo dos actitudes con las dificultades y con el futuro. Son también dos maneras diferentes de relacionarse con uno mismo y con los otros seres humanos. Empecemos por el pesimista. Hemos dicho que tiene una visión negativa del futuro. Pero tiene también una visión negativa de los hombres. De ellos espera lo peor. Cuando los observa descubre en todas partes las cualidades peores, las motivaciones más egoístas, menos desinteresadas. Para el pesimista la sociedad está formada por gente mezquina, corrupta, íntimamente malvada, siempre lista a sacar ventaja en beneficio propio de la situación. Gente de la cual no puede uno fiarse y que no merece nuestra ayuda.

Formato:  pdf Comprimido:  Sí Peso:  0.42 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario