El cable nocturno – H.F. Arnold

“New York, 30 de Septiembre CP FLASH “El embajador Holliwell murió hoy. El final le llegó súbitamente cuando el embajador estaba solo en su estudio…” Había algo extraño sobre este negocio de los cables nocturnos. Uno se sienta aquí en el último piso de un rascacielos y escucha los murmullos de la civilización.

Nueva York, Londres, Calcuta, Bombay, Singapur… eran todos mis vecinos cuando se apagaban las luces de la calle y cuando el mundo se había ido a dormir.

Solo, en la quietud de la noche, entre las dos y las cuatro, las operadoras abrían sus auriculares y las noticias le llegaban. Fuegos, desastres y suicidios.

Asesinatos, multitudes, catástrofes. Algunas veces un terremoto con una lista de muertos tan larga como un brazo. El hombre del cable nocturno podía llegar casi a dormirse, mientras escribía en su máquina con un dedo.

Una vez en un largo tiempo uno abría sus oídos y escuchaba. Podía escuchar cosas sobre alguien que conocía en Singapur, Halifax o París. Tal vez habría sido promovido, pero más probablemente habría sido asesinado o ahogado. Quizás habría decidido renunciar y tomar alguna salida bizarra.

Formato:  pdf Comprimido:  Sí Peso:  0.69 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario