El arte del análisis: Cómo analizar las partidas aplazadas – Paul Keres

Todos los jugadores de ajedrez que en alguna que otra ocasión han intervenido en torneos serios están familiarizados con la agonía que acompaña a una partida aplazada. No importa que una partida se aplace cuando uno tiene una posición buena, mala o equilibrada; siempre produce un efecto descorazonador sobre el estado de ánimo de los jugadores en tal trance. Una posición poco clara puede incluso estropear el sueño y el apetito del jugador: continúa viendo ante sus ojos las torres, caballos y peones. Y cuando la posición aplazada es mala quedan afectados el talante y el espíritu del jugador, influyendo esto a su vez perjudicialmente en su actuación a lo largo del torneo. Una posición aplazada debe someterse a un concienzudo análisis, y esto a veces consume no sólo una noche, sino con frecuencia muchos días. Además, puede suceder que, a pesar de un largo análisis, uno siga siendo incapaz de llegar a una conclusión ciara y de aquí que no sepa con seguridad cuál sería la mejor manera de continuar.

En tales casos, lo corriente es que uno se decida por la continuación que ofrezca las mejores perspectivas prácticas. Evidentemente uno debe tomar en consideración en tales casos cuál de las variaciones posibles plantea al adversario los mayores problemas tanto desde el punto de vista psicológico como desde el punto de vista técnico del juego en sí y cómo puede uno, por tanto, aumentar las perspectivas prácticas. Finalmente, uno debe contar también con el hecho de que pueden producirse, tanto en el análisis de uno mismo como en el del adversario, errores que conduzcan a sorpresas para ambos bandos. No entra en el propósito de este libro abordar la cuestión de si es justo sobrecargar a los jugadores de torneos con el peso de partidas aplazadas. Pero como lo que ocurre en la mayoría de ¡os torneos es que hay partidas que quedan aplazadas después de cinco horas de juego para reanudarlas al día siguiente o aún más tarde, no hay más remedio que tomar en consideración esta carga adicional. Los debates que se organizan cada diez años, poco más o menos, respecto a la abolición de las partidas aplazadas proceden principalmente de Capablanca, quien indicó una forma de resolver el problema. El tiempo de juego debería distribuirse de forma tal que las partidas empezasen un poco más temprano y, después de una corta pausa para una comida, las partidas deberían continuarse sin que a los jugadores se les diese permiso para analizar mientras tanto.

Como quiera que sea, no estamos todavía tan avanzados qué las partidas aplazadas hayan desaparecido del escenario y debemos, por tanto, preocuparnos de ellas, nos guste o no. Una cosa está clara: la partida aplazada exige grandes molestias y trabajos por parte del jugador. La forma como uno distribuye este trabajo y el método que emplea para afrontarlo son naturalmente cuestión más que nada del gusto individual. Hay a quienes les gusta revisar la posición inmediatamente después de que la partida ha sido aplazada; otros suspenden esto hasta haber tenido un sueño pacífico y concentrarse en la tarea cuando ha amanecido un nuevo día. En mi opinión, no hay regla general respecto a esto y, por tanto, cada jugador debe elegir el método que mejor se acomode a su carácter y a su forma acostumbrada de trabajar.

Como ninguno de mis colegas ha escrito sobre sus métodos y hecho una descripción de los mismos, en las páginas que siguen debo circunscribirme a la experiencia de muchos años que tengo respecto a eso. Pero debo de poner en claro que mi intención no ha sido crear un sistema completo para hacer el análisis de las partidas aplazadas. Los ejemplos que van a seguir proceden meramente de mis experiencias y están destinados a presentar un cuadro del trabajo que ello implica.

Formato:  pdf Comprimido:  rar Peso:  10.57 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario