Cuentos cortos para niños con piernas largas – Nicolás “Firu” Fernández

Mateo tiene 8 años… 2 amigos… un perro enamorado… y casi un libro. Pero ese libro, no es un libro cualquiera. Ese libro es SU libro. En él, como un buen niño de 8 años, que tiene dos amigos, un perro enamorado y casi un libro, enfrenta cara a cara los problemas de cualquier niño de 8 años, que tiene 2 amigos, un perro enamorado y casi un libro.

Mateo será capaz de luchar contra una increíble invasión de piojos en su cabeza, mocos mutantes ninjas, ayudar a su perro a conquistar un amor imposible, develar los misterios de la vida, pelearse con un erizo azul y un enano fontanero, hasta ir a hacer los mandados con la listita que le dio su madre.

Siempre tuve las piernas cortas.

Cuando iba a la escuela, era el primero en la fila. El clásico enanito de jardín que todos se reían. No por eso, dejaba de ser feliz.

Tener las piernas cortas no es algo tan malo como puede parecer. Por ejemplo, caerse al suelo, es mucho más rápido; y levantarse aún más. Esconderte bajo una mesa es una tarea sencilla. Para mamá seguís siendo el chiquito de la casa, aunque sea tan literal. La ropa te dura más tiempo, porque no creces tanto. Y en caso de pelea en el recreo, es mucho más fácil eludir un golpe, al escaparte por la entrepiernas de tus enemigos.

Pese a todo esto, yo sabía que mi baja estatura también tenía sus contras… por ejemplo, los apodos: “Chichón de piso”, “Elfo de Santa”, “El enano de Blancanieves”, entre otros. Que la tía gorda viva agarrándote los cachetes como si fueran de plastilina, porque sos su “Chiquito”.

Formato:  pdf Comprimido:  No Peso:  5.84 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario