300 Miniaturas – Abram Jacoblevich Roizman

Las miniaturas (partidas no más largas de veinticinco jugadas) hace ya tiempo que gozan de popularidad entre los aficionados al juego de ajedrez. No nos referimos, por supuesto, a esas partidas desprovistas de ideas, que acaban en rápidas tablas, ni a las que se terminan en seguida debido a algún grosero error por parte de uno de los contendientes. Nuestro interés se centra únicamente en aquellas partidas en que uno de ambos adversarios se aprovecha con el máximo de energía y fuerza de los errores, a menudo muy difíciles de descubrir a primera vista, cometidos por su oponente, y en las que el juego la mayoría de las veces concluye con alguna vistosa combinación.

Las combinaciones, celadas y jugadas brillantes, que se llevan a cabo en las partidas-miniatura, son en general accesibles a la comprensión del aficionado medio. Y en ello justamente radica su valor. Estudiando las mejores partidas cortas, incluso el principiante llega a darse cuenta de la lógica y belleza del juego. Precisamente por este motivo, las antologías de miniaturas son un excelente medio de popularización del ajedrez, así como también una ayuda valiosa para los monitores de clubs, especialmente en las escuelas, Palacios de Pioneros y centros deportivos infantiles, al permitir que los alumnos asimilen los principios y métodos de juego en la apertura merced a una exposición viva e interesante, familiarizándose con las ideas, combinaciones y celadas más típicas, etc.

En la producción de cualquier jugador fuerte existen miniaturas. Y, desde el momento en que los ajedrecistas se acostumbraron a anotar los movimientos, son muchas las que se han reunido. Con frecuencia aparecen en revistas o almanaques de ajedrez selecciones de partidas-miniatura, pero no recuerdo haber visto en ninguna parte un libro dedicado exclusivamente a ellas. Por ello, la publicación de una antología sólida y seria, como la presente, es digna de todo aplauso.

El material que constituye una antología semejante puede disponerse según diversos criterios. Es posible comenzar por las partidas más breves, de cinco o seis jugadas, e ir subiendo poco a poco hasta acabar con las más largas, de veinticinco. También pueden distribuirse según los tipos de combinación que en ellas se realizan, separar las que acaban directamente en mate de las otras, etc. El autor de este libro, Maestro A. Roizman, ha clasificado las partidas por aperturas. Cada apertura tiene su propia configuración de peones, su plan de juego, sus puntos vulnerables y sus errores más característicos. Por ello la distribución de estas partidas cortas, según los rasgos típicos de sus aperturas, se me ofrecen como la opción más afortunada. Excelente ha sido también la idea del autor de presentar al principio de cada sección un breve resumen histórico, que pone al lector al corriente de las líneas estratégicas primordiales en cada apertura. Igualmente nos parece justo que el libro se haya compuesto solamente a base de partidas jugadas con aperturas abiertas y semi-abiertas. El material disponible, si se tienen en cuenta las aperturas conocidas, es tan abundante, que no era posible tratarlo con la debida amplitud dentro de los límites adecuados a una antología de este tipo.

Formato:  pdf Comprimido:  rar Peso:  17.47 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario