Guía para el control y prevención de la contaminación industrial: Manejo de solventes ACHS

Por un trabajo sano y seguro

Este documento trata en particular aspectos relativos al uso de solventes por sus propiedades como tales y no como ingredientes o componentes en una formulación.

La distribución del uso de los diez solventes orgánicos más utilizados con respecto a seis grupos de industrias se muestra en la tabla a continuación (U.S. EPA, 1989a; EMEP/ CORINAIR, 1996). La industria de pinturas ocupa principalmente solventes no halogenados, mientras que en la limpieza de superficies se usan principalmente solventes halogenados. Tetracloroetileno es el solvente principal con el que se trabaja en lavasecos.

Puede considerarse que el evitar la generación de residuos incluye modificar el proceso de tal forma que el residuo generado sea menos peligroso y/o de menor potencial para dañar el ambiente. Generalmente, los residuos generados por el uso de solventes son clasificados como peligrosos; luego en este caso, el evitar la generación de residuos puede comprender sustituir un solvente por otro, mediante lo cual se evita el uso de un solvente peligroso o de difícil manejo.
Evitar las pérdidas por emisiones fugitivas es un objetivo por sí deseable, aunque es improbable que signifiquen un impacto importante en la cantidad de residuo que requiere ser dispuesto. Sin embargo, resultará en una disminución de las necesidades de materias primas y, por ende, contribuirá a reducir la generación de residuos asociados con el proceso de manufactura.

La opción preferida para el manejo de residuos de solvente es con frecuencia su regeneración y recuperación mediante procesos tales como destilación, evaporación de película delgada y arrastre por vapor; no obstante, consideraciones de tipo más bien económico que técnico hacen a veces desistir de su uso.

Esto lleva a la utilización de estos residuos como combustible alternativo, otra alternativa de recuperación de los mismos (y preferible a su incineración).

Sin embargo, tales usos requieren de una evaluación cuidadosa, y las características del residuo deben corresponder con la capacidad del proceso en el que se pretende realizar la combustión.

Los residuos de solvente que no son sometidos a un proceso de recuperación, sea esto por razones económicas o por falta de oportunidad técnica, deben no obstante ser dispuestos de manera adecuada. Aunque hay alternativas de tratamiento a la incineración, tales como la inyección profunda (deep injection), tratamiento biológico, tratamiento físico-químico, o disposición en relleno de seguridad, éstas no son igualmente adecuadas o satisfactorias en todas las circunstancias.

Formato:  pdf Comprimido:  No Peso:  0.59 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario