La Migra: Una historia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos

Hacia el final de la Gran Depresión, la editorial de historietas DC Comics inició la publicación de un cuento fantástico sobre un niño extraterrestre huérfano que de adulto se convierte en el héroe estadunidense Superman. La serie Superman comienza con la espectacular llegada del joven superhéroe a la Tierra. En el último minuto antes de la destrucción de su planeta natal, Criptón, los padres salvan al niño enviándolo en un cohete a Kansas. Adoptado por una pareja sin hijos, pero creyente y de principios, Superman lleva la vida del típico joven angloamericano oriundo de una comunidad rural estadunidense; pero, debajo de su apariencia externa, es distinto. A diferencia de sus vecinos, Superman puede volar, derretir el acero y ver a través de las paredes. Y, a diferencia de sus vecinos, es un inmigrante ilegal.

Treinta y un años antes de que Superman aterrizara en el folclor estadunidense, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Inmigración de 1907, que exigía a todo inmigrante pasar por un puerto de entrada oficial, someterse a inspección y obtener un permiso del gobierno para poder internarse en el país de manera legal. Al caer del cielo y no registrarse ante las autoridades de inmigración, Superman había entrado en Estados Unidos sin permiso. De acuerdo con la ley de inmigración, el incorruptible líder de la Liga de la Justicia era un inmigrante ilegal. Y sin embargo, la historia de Superman transcurrió sin alusión ni referencia explícita alguna a su condición ilegal. Es cierto que se trataba de una mera ficción y, como tal, ni personaje ni cuento tenían que sujetarse a la realidad de las restricciones migratorias estadunidenses.

Pero, por los mismos años en que la popularidad del superhéroe crecía como la espuma, Estados Unidos se volvía una nación profundamente dividida en cuanto al problema de la inmigración ilegal.

Desde el Congreso hasta las autoridades locales de las escuelas, los estadunidenses denunciaron lo que muchos llamaban una “invasión de inmigrantes” y la pérdida del control de las fronteras del país. La controversia giraba alrededor del problema de la inmigración mexicana no autorizada en la frontera méxico-estadunidense. A mediados de la década de 1970 grupos de justicieros o vigilantes ya patrullaban la frontera, y el Congreso era escenario de candentes debates sobre cómo resolver el problema de los “mojados”. Mientras la controversia en torno a la inmigración mexicana no autorizada se extendía por el escenario político estadunidense, el activista y compositor chicano Jorge Lerma pidió a sus oyentes considerar la ironía de la inmensa popularidad de Superman. “Es un pájaro, es un avión, no, hombre, es un mojado”, dijo; pero pocas personas prestaron atención al hecho de que el icónico Hombre de Acero era un inmigrante ilegal.

Formato:  pdf Comprimido:  rar Peso:  105 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario