Adicción a las redes sociales y nuevas tecnologías en niños y adolescentes

Las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) han facilitado a los niños y adolescentes un horizonte de conocimientos y experiencias que son, en general, beneficio­sos para su desarrollo personal y social. Sin embargo, hay una preocupación creciente por los riesgos que estas oportunida­des traen consigo.

Estas tecnologías no son, en realidad, nuevas. Así, la televi­sión, la radio, el teléfono y el cine pueden ser catalogados en esta categoría de medios de comunicación que son útiles y que resul­tan atractivos a una gran parte de la población. Sin embargo, las nuevas tecnologías digitales de entretenimiento parecen haber llevado el concepto de placer a un nuevo nivel y con una eficien­cia, disponibilidad y facilidad de acceso nunca vistos antes en la sociedad moderna. Así, se puede abusar fácilmente de los orde­nadores y, especialmente, de Internet (en sus diversos recursos, como las redes sociales virtuales, los juegos interactivos, etcétera), de los teléfonos móviles y de los videojuegos. Todos ellos pueden crear hábitos específicos de conducta y, en casos extremos, gene­rar alteraciones en el estado de ánimo y en la conciencia, así como facilitar la adicción a algunas personas predispuestas.

Con la irrupción de las nuevas tecnologías se ha modifica­do el proceso tradicional en la difusión de la cultura y de la información. Lo que ellas han traído consigo es que la cadena de transmisión del conocimiento se ha invertido, pasando a ser los adolescentes quienes enseñan a los adultos. Hay pa­dres que se han incorporado con éxito a las nuevas tecnolo­gías, pero hay otros que, en función de su mayor edad, menor nivel cultural o incluso de una cierta tecnofobia, se muestran resistentes por desconocimiento o rigidez mental o se encuen­tran inquietos por la fascinación que las TIC ejercen en los adolescentes.

Estas tecnologías están llamadas a facilitarnos la vida, pero también pueden complicárnosla. En algunas circunstancias, que afectan sobre todo a adolescentes, Internet y los recursos tecnológicos pueden convertirse en un fin y no en un medio. si hay una obsesión enfermiza por adquirir la última novedad tecnológica (por ejemplo, en móviles o en soportes de música) o las redes sociales se transforman en el instrumento priorita­rio de comunicación y de dedicación de tiempo, el ansia por estar a la última o por comunicarse virtualmente puede en­mascarar necesidades psicológicas ocultas. Asimismo, las redes sociales pueden atrapar en algunos casos a los adoles­centes, porque el mundo virtual contribuye a crear en ellos una falsa identidad y a distanciarles de los demás, si hay una pérdida de contacto personal, o a distorsionar el mundo real.

Formato:  pdf Comprimido:  rar Peso:  102 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios

Teofilo dijo:24 Oct. 2020

Muchas gracias por compartir.

Responder a este comentario

Deja tu Comentario