Construyendo talento: Programas de desarrollo para el crecimiento de las personas y la continuidad de las organizaciones

Desde el título de la obra hemos tratado de introducir al lector en la temática a tratar. Las organizaciones, en el siglo XXI, entre otras problemáticas deben y deberán consi­derar (en el futuro) el factor humano. La escasez del talento es una preocupación glo­bal; en esta línea se puede mencionar a The Economist, 7 de Octubre de 2006, que incluyó un informe especial como nota de tapa bajo el título “La búsqueda del talen­to. Por qué está siendo más difícil encontrarlo”, o libros que desde su título anuncian la guerra por el talento. Esta circunstancia determina que los especialistas y directivos de las organizaciones, por igual, consideren la construcción del talento como una prio­ridad. El talento es escaso, no es sencillo encontrarlo y siempre será una muy buena idea incrementar el que ya existe en las filas de la propia organización.

En la realización de esta obra se tratará el concepto de talento abierto en partes. Por lo tanto, el talento necesario para obtener un desempeño superior en un deter­minado puesto de trabajo, de cualquier índole, será considerado como una com­binación de conceptos: conocimientos, competencias, valores, experiencia. Una mezcla adecuada de estos elementos permitirá a una persona en particular tener talento o ser considerada con talento. Uno solo de estos aspectos, aun en grado superlativo, será insuficiente para alcanzar la denominación de “talento”. Por lo tanto, en los planes de desarrollo se trabajará con relación a todas las partes que conforman este concepto.

En la actualidad mucho se habla de la empresa sostenible o sustentable. En rela­ción con el talento en las organizaciones -y en nuestra opinión-, una forma de hacer sostenible o sustentable a una organización, respetando su esencia y valores, será mediante el trabajo constante sobre los jefes, donde el término jefe es, a su vez, un concepto en el cual se representa a todos los niveles de supervisión, desde el núme­ro uno de la organización (CEO, gerente general o dueño a cargo de la conducción) hasta el colaborador de menor nivel que tenga a otros bajo su mando o supervisión.

Los jefes, así definidos, son los que mantienen una relación diaria y cotidiana con todos los colaboradores, los que los guían y orientan y conocen sus problemas y circunstancias, aun las de tipo personal. Por lo tanto, para construir talento orga­nizativo el rol de los jefes en este aspecto será definitorio.

Contenido:

Presentación

Parte I. Buenas prácticas
Capítulo 1. Desarrollo del talento dentro de la organización
Capítulo 2. Cómo medir y evaluar las capacidades
Capítulo 3. Cómo elegir entre varias opciones

Parte II. Sucesión y promociones
Capítulo 4. Planes de sucesión
Capítulo 5. Diagramas de reemplazo
Capítulo 6. Carrera gerencial y especialista
Capítulo 7. Planes individuales para alcanzar un nivel superior

Parte III. Programas de desarrollo
Capítulo 8. Planes de carrera
Capítulo 9. Plan de jóvenes profesionales
Capítulo 10. Personas clave
Capítulo 11. Planes individuales para crear talento

Parte IV. Entrenamiento
Capítulo 12. Mentoring
Capítulo 13. Entrenamiento experto
Capítulo 14. Jefe entrenador
Capítulo 15. Cómo transferir cultura a través de los programas para jefes

Anexos
Bibliografía
Unas palabras sobre la autora
Guía de lecturas

Formato:  pdf Comprimido:  rar Peso:  111.52 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario