Neuropsicología clínica infantil

Intervenciones terapéuticas en TGD, Autismo, Asperger, Síndrome de Rett

El trabajo con niños que presentan alteraciones del desarrollo impone a los terapeutas disponer de herramientas teóricas sólidas que le permitan acceder a la terapia desde una posición responsable.

HEs necesario asimismo contar con algunas características personales para enfrentar este rol desde un lugar lo más aséptico posible.

Cuando el terapeuta recibe a padres en la P.E. (primera entre­vista), comienza un camino de compromiso, de entrega, de apren­dizaje, de éxitos y frustraciones.

La personalidad, la formación y la experiencia hacen del tera­peuta un “instrumento” útil y efectivo en el camino de la adquisición y desarrollo de las funciones cerebrales no adquiridas o deficitarias. Es oportuno destacar que cuando se trata de un profesional joven, ser optimista, intuitivo, humilde, son condiciones personales que le permitirán tener intervenciones asertivas.

El terapeuta es llamado “instrumento” en tanto participante que valora, categoriza y elige los estímulos que serán los encarga­dos de producir cambios en ese ser con déficit, pero que “no podrá” llegar al logro de los objetivos sin la participación y aceptación de la familia y los miembros del entorno (institución educativa, hermanos, cuidadores, etc.).

La nomenclatura diagnóstica en salud mental descripta en el Manual DSM IV puede aparecer como abarcativa y poco precisa en algunos cuadros como TGD, Autismo, Asperger, porque se pueden presentar síntomas comunes a patologías del lenguaje o a altera­ciones disfuncionales que pertenecen a patologías del desarrollo y conducir a conformar diagnósticos peligrosos, si éstos son realizados por personas inexpertas y/o con un marco teórico poco sólido.

La planificación del tratamiento para un niño, desde la rela­ción terapeuta-paciente y en consultorio solamente, es una postura recortada y más aún si la problemática impone la presencia de más de un terapeuta.

Es importante tener en cuenta que el trabajo de manera aisla­da, de cada profesional en su área y desde la mirada que posea cada uno, implica una intervención con final comprometido.

En ocasiones los niños, por la problemática que presentan, tienen tendencia a un comportamiento disociado, de modo que lo anteriormente enunciado sería más iatrogénico que una terapia para el crecimiento.

Por el contrario, es pertinente contar con un equipo de pro­fesionales que compartan el marco teórico, que trabajen desde la valoración al tratamiento con una modalidad transdisciplinaria y en situaciones contextuales.

Desde la transdisciplina puede resultar útil el uso de periodos de tiempo con objetivos comunes. De esta manera es posible que el estímulo ingrese desde distintos canales y en repetidas situaciones, dando como resultado la consolidación del aporte de información, lo que produce huellas mnémicas relevantes.

¿Qué hacer en sesión luego de la valoración?

¿Cómo se confecciona un programa terapéutico?

¿De qué manera se trabaja con profesionales de distintas áreas?

Contenido:

Prefacio
Capítulo 1. Neuropsicología Infantil
Capítulo 2. TGD Autismo S. de Asperger Rett
Capítulo 3. Terapeuta – Familia – Institución Educativa
Capítulo 4. Casos Clínicos
Capítulo 5. Recursos y Estrategias
Capítulo 6. Programas y Sugerencias
Capítulo 7. Algunos métodos para el tratamiento del TGD

Formato:  pdf Comprimido:  rar Peso:  100.20 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario