Alimentos saludables para niños geniales

Consejos y recetas para la mejora del rendimiento escolar y desarrollo del talento

Hemos llegado al siglo XXI rodeados de tecnología y de aparatos que nos hacen la vida fácil y agradable, de tal manera que podemos conectar —a cualquier hora— con familiares lejanos, amigos o profesionales a los que seguimos en «redes». Comprar un libro, ropa, comida o las entradas de un concierto sin movernos del sofá, apretando unas teclas en el móvil o incluso dándole órdenes verbales, es un juego de niños.

En el contexto sanitario, las tasas de supervivencia de muchos tipos de cáncer han mejorado, se colocan prótesis y se trasplantan órganos para conseguir vivir más tiempo y con mayor calidad de vida. Disponemos de vacunas seguras y eficaces, y buenos medicamentos para tener a raya a microorganismos patógenos o aliviar enfermedades crónicas de difícil y cambiante evolución.

Conocemos la superficie y composición de la corteza de planetas cercanos, investigamos los confines del universo con potentes telescopios y sondas espaciales, volamos en cómodos aviones y nos transportamos en vehículos cada día más eficientes.

Podemos afirmar, reuniendo todos estos argumentos, y sin ningún género de duda, que nuestros cerebros gozan de buena salud.

Sin embargo, la tecnología, con la que convivimos sin pestañear, también ha provocado en estos últimos decenios cambios importantes en la manera de producir, distribuir y diseñar impecables estrategias empresariales a la hora de alimentarnos, de tal manera que es barato y sencillo consumir productos tan sabrosos como insanos. Las consecuencias que está teniendo una alimentación basada en el consumo diario (no nos engañemos, porque es así) de comestibles hiperprocesados (cuesta llamarlos alimentos) están provocando una verdadera conmoción sanitaria, social y económica, pues enfermedades no transmisibles como la obesidad, la diabetes tipo II y las enfermedades cardiovasculares, ligadas a un estilo de vida nada saludable (tabaquismo, alcohol, cannabis, bebidas «energéticas», sedentarismo, etc.), están colapsando el sistema y, por primera vez en nuestra reciente historia, la esperanza de vida de muchos niños puede ser inferior a la de sus padres.

Así pues, los niños son las principales víctimas de este desaguisado tecno-nutricional, con la necesaria complicidad de agentes políticos y lobbies de la industria alimentaria, que nutren (pero mal) nuestras debilidades, y —también hay que decirlo— con cierta pasividad de un sector de la sociedad que no acaba de ser consciente de problemas que considera poco probables o muy lejanos en el tiempo.

Las sonrojantes y elevadas tasas de sobrepeso y obesidad infantil que resultan del pernicioso modo de vida actual no solo afectan a las capacidades físicas de nuestros hijos y, en general, de todo el alumnado, sino que también implican a sus áreas psíquicas, emocionales, cognitivas e intelectuales. De esto trata Alimentos saludables para niños geniales, el magnífico libro que tengo el placer y el honor de prologar y presentaros.

Comer mal en nuestra sociedad es tan sencillo y cotidiano que a muchas familias les cuesta reconocerlo; claro está que no ayuda el ímpetu que la industria alimentaria exhibe sin pudor, favorecida por una legislación hecha a medida, publicidad ubicua y atractiva, siempre en el límite de la legalidad, basada en la exageración y en la falta de ética y sensibilidad con la infancia y familias vulnerables y desfavorecidas.

Contenido:

Prólogo de Carlos Casabona
Introducción: ¿Preparado?
1. El futuro se construye con una buena base
2. No hay alimentos buenos y malos, solo actitudes adecuadas
3. El rendimiento escolar: más allá de sacar buenas notas
4. El éxito comienza en el embarazo
5. La flora intestinal: si las bacterias hablasen
6. ¿Es importante el desayuno para mejorar el rendimiento intelectual?
7. Déficit de hierro y otros nutrientes, función cognitiva y memoria
8. Peso, actividad física y rendimiento escolar
9. La atención plena en la mesa, un gran aliado
10. El papel de las emociones: premios y demás detractores cognitivos
11. Inteligencia emocional y alimentación: un tándem
12. Cansancio y estrés, dos factores que afectan al desarrollo cognitivo
13. No solo la alimentación influye en el rendimiento académico
14. Entonces, ¿qué hacemos?
15. Si quieres, puedes
Epílogo de Óscar González
Anexos
Bibliografía
Agradecimientos

Formato:  pdf, epub Comprimido:  rar Peso:  105.43 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario